Posteado por: GUSANILLO | junio 24, 2008

Chacho, vamos a ponel er cartel ese diai… (2ª parte).

Cada vez resulta más triste comprobar cómo la ineptitud de CIERTA PARTE del personal funcionario de esta isla se convierte poco a poco en el pan nuestro de cada día. Son los que tienen encomendada la misión de redactar carteles, señalización, y otros medios de expresión reguladora los que más me dan que pensar últimamente. Ya que estas funciones son en el fondo la imagen y la cara al público que exteriorizan el nivel y capacidad de gestión de la administración y, por ende, de las personas que nos gobiernan y en las que mucha gente confía (¡pobres desgraciados!), creo que es necesario cuidar un poco más estos pequeños detalles para muchos sin importancia, pero que pueden llevar a confusión. Ya en este otro post pudimos contemplar un atisbo hilarante de esto a lo que nos estamos refiriendo (cuya lectura recomiendo a todo aquel al que le apetezca disfrutar de un momento de regocijo).

Pero cuando del bolsillo del ciudadano estamos hablando, las cosas cambian; entonces, estas confusiones no suelen hacer ya tanta gracia al involucrado, dejando atónito a cualquiera que, con dos dedos de frente, se dé cuenta de lo vergonzosamente mal que se ordenan ciertos aspectos.

Esta vez la sorpresa la generan los responsables de la ordenación y gestión del tráfico y estacionamiento de la muy Noble, Leal, Fiel y de Ilustre Historia Ciudad de San Cristóbal de La Laguna. La historia comienza cuando me decidí a aparcar mi vehículo en la calle Elías Serra Rafols, a la altura de la plaza del Dr. Juan Régulo Pérez. Hay una señal al inicio de la calle con un cartel que reza lo siguiente:

Teniendo en cuenta la especificación clara de estos dos días de la semana a los que alude la señal, y como eran ya las 00:15 del domingo, asumí que la prohibición no me afectaba. Me di cuenta que me equivocaba totalmente al regresar una hora y algo más tarde (a la 01:20) y comprobar que mi coche no se encontraba en el lugar donde lo estacioné. Tras releer la descripción de la señal deduje que el funcionario redactor de carteles de turno ese día en el ayuntamiento no quiso hacer referencia sólo a los dos días mencionados, sino que en medio de un alarde de inspiración escritora durante un duro día de redacción de rótulos viales en la intimidad de su despacho, quiso incluir de forma subliminal en su parrafada el DOMINGO dentro del horario de prohibición. El problema es que la palabra DOMINGO no aparece en el cartel por ningún lado.

Tengo que reconocer que el cabreo y la desgana que me invadió por tener que retrasar mi vuelta a casa una hora más, desapareció progresivamente gracias al buen rato que me hizo pasar el funcionario policial de turno que me atendió el resto de la noche. Como si de un show humorístico se tratase, el señor en cuestión comenzó a decir estupideces sin sentido ni raciocinio, y tras ver cierta señal de carcajada por mi parte, dejó de intentar explicarse (o exculparse) para decirme que lo único que podía hacer era presentar un pliego de descargo (previo pago del importe de la retirada y estancia del vehículo en el depósito municipal, del que creo no me iba a librar ni aunque fuera sobrino de la Oramas,… aunque habría que ver a algún Oramas en mi situación).

De toda la verborrea escupida, la frase que me hizo más gracia fue la de: “Es que usted tiene que interpretar el cartel correctamente; se sobreentiende que la prohibición es hasta el domingo a las 06 h.”. Pensé en responderle: “No señor mío, yo no tengo que interpretar nada, sólo tengo que cumplir las normas tal cual están escritas. Si ustedes hicieran lo mismo, mi coche seguiría ahora justo donde lo dejé”. Como me di cuenta que esta respuesta no cambiaría las cosas, sino que en tal caso las empeoraría, cerré la boca. Aun así, no pude reprimir cierta carcajada (que conste que a pesar de la hora y el lugar, estaba totalmente sobrio). Del comentario pude extraer la siguiente moraleja: la próxima vez que coja el coche tengo que hacerlo acompañado de un equipo de interpretación multidisciplinar que incluya echadores de cartas del tarot, lectores de borras de café y bolas de cristal. Entre todos trataremos de descifrar y desentrañar los enormes misterios gramaticales, pistas secretas tras las letras y mensajes encriptados, ocultos en el acero y la pintura de la señalización vial lagunera. A la vez llamaré y pediré consejo a Al Gore, por si el cambio climático puede influir de forma significativa en la futura interpretación horaria del comienzo y finalización del día. ¿Los días ahora son más cálidos y… más largos?

Este hecho trae a mi memoria otro cartel bajo una señal que permaneció muchísimo tiempo (años,…de hecho, puede que todavía perdure) en la estación de guaguas de La Laguna, en su acceso por la calle Antonio González Ramos. La señal, que era de dirección prohibida, pretendía permitir el paso de guaguas a la estación, impidiendo el acceso a los demás vehículos. Para ello, bajo la señal de prohibición había un cartel que indicaba: “sólo guaguas”. Si nos atenemos al código de circulación, los carteles bajo señales hacen referencia a ésta, y no son independientes. Como resultado, la dirección prohibida estaba afectando en realidad sólo a las guaguas, permitiendo por tanto el paso a los demás vehículos, y ordenando justo lo contrario de lo que en principio se pretendía. Los numerosos vehículos de TITSA que entraban por ese carril a diario estaban infringiendo el código de circulación sin sus conductores enterarse; ni ellos, ni los agentes de policía que debían multarlos, ni los funcionarios redactores del ayuntamiento. ¡Semejante “falta de ignorancia”!, diría más de uno. Y es eso justo lo que ocurría, al igual que con esta frase que en el fondo dice lo contrario de lo que intenta. Nadie reparó en que para permitir correctamente el acceso sólo a las guaguas habría que haber rotulado debajo de la señal de prohibición la coletilla “excepto guaguas”.

¿Descubrirán algún día la piedra Rosetta capaz de descifrar los jeroglíficos que nos imponen proponen continuamente desde la administración pública canaria? Puede que la piedra Zanata tenga algo que decir al respecto; futuros estudios que comparen las inscripciones aborígenes con las de la señalización vial de nuestras calles nos sacarán de dudas.

Respecto a la sanción, evidentemente la próxima semana estaré presentando raudo y veloz el consiguiente requerimiento en el consistorio, ya que no estoy dispuesto a que con el dinero “mal limpiadito” de la multa se le siga pagando el sueldo al funcionario redactor inútil. Además, desde aquí RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE a todos aquellos que crean que han sido multados injustamente, a presentar la correspondiente reclamación. La mayoría de las veces, no sé si por reconocimiento de culpa o por desidia funcionarial a la hora de tramitar papeles, no suelen contestar antes de los seis meses, período tras el cual se produce silencio administrativo favorable al interesado, quedando desestimada la sanción.

No sólo en La Laguna ocurren estas cosas; hace ya más de un año me sucedió algo parecido en un callejón de entrada a garajes en la calle Aguere de Santa Cruz. La multa especificaba claramente que no había respetado la señal de circulación prohibida que, casualmente estaba orientada hacia un único carril de la calle de dos sentidos desde la que se accedía. Como consecuencia de esta situación, si se entraba desde el carril descendente sólo se veía la parte trasera de la señal. Afortunadamente, el código establece que una señal que se encuentra de espaldas al carril no hay que obedecerla (a no ser que tengamos los poderes de Superman y podamos ver a través del acero el motivo). Otra sanción indebida, fruto de la mala colocación de la señal y de la peor interpretación de la misma por parte del agente de la ley. Para mayor delito, la prohibición es general, no existiendo cartel complementario que especifique “excepto usuarios del garaje”. Por esta misma razón, los vehículos que acceden a diario a su plaza de aparcamiento en el interior del edificio también están incumpliendo sin saberlo la normativa vial.

Entrada al callejón sin salida al que se accede por la calle Aguere, supuestamente de circulación prohibida PARA TODOS LOS USUARIOS, incluidos los que acceden a su garaje. Eso sí, la prohibición afecta sólo a los bienaventurados conductores que se aproximan por el tramo ascendente y pueden ver la señal (si las ramas del árbol se lo permiten). Los que lo hacen desde el sentido en el que está tomada la foto (descendente) no tienen la fortuna de poder visualizarla, y por tanto, no deberían ser multados. Curiosamente, la señal está fuertemente afianzada al poste con grandes abrazaderas de metal, por lo que no parece posible que nadie la haya desorientado. No podemos decir lo mismo del personal responsable de su colocación, ni del policía que actualmente sanciona basándose en su incumplimiento. A día de hoy, casi dos años después, la situación sigue siendo la misma.

Estos cuatro ejemplos (incluido el del enlace al anterior post) nos definen muy bien la valía burócrata de quienes nos gobiernan y sobre todo, quienes nos gestionan. Los carteles han tenido que pasar por numerosas manos dentro de la administración, desde becarios hasta jefes de servicio. Han sido redactados, revisados, encargados, fabricados, transportados, vueltos a revisar, y colocados. Además, probablemente una vez colocados han sido mirados y remirados por numerosos funcionarios, ediles y demás personal sin que nadie se haya detenido a leerlos. Solamente y según la idiosincrasia de cada uno, puede que alguna vez alguien se hayan decidido a…interpretarlos.

Anuncios

Responses

  1. Como siempre impecable en la documentación y narración de los hechos. Desde aquí te propongo para ocupar un puesto de gestor público en cualquier administración…en cualquier administración donde el cerebro se use para algo más que para pedir el barraquito de turno….¿existe, verdad?

  2. Parece que nuestros Excelentísimos Ayuntamientos se han hermanado para hacer la vida imposible a los conductores. Ya acumulo varias multas por estacionamiento en menos de 2 meses cuando en más de 10 años de carnet jamás había sido sancionado, ya que siempre respeto el código de circulación y las señales (aun cuando son absurdas y atentan contra la inteligencia más elemental).

    La estrategia es clara:

    1. Sacamos un plan Urban.
    2. Proponemos construcción de aparcamientos y ventajas para los residentes.
    3. Se aprueba el Urban.
    4. Se ejecutan las obras principales. Se agota el dinero por el mangoneo de las concesionarias.
    5. Se suprimen del plan los aparcamientos o se reduce su número a la mínima expresión.
    6. Se impone el tranvía y con él se eliminan aún más aparcamientos que con la peatonalización.
    7. Se hace la vista gorda en época de elecciones.
    8. Cuando se tienen los 4 años de gobierno en el bote, se da la orden a la municipal de que tengan tolerancia cero – hay que recaudar lo que se ha gastado de más por incompetencia, ineptitud, corrupción e imbecilidad (todo junto generalmente).
    9. El ciudadano paga y el ayuntamiento contento.

    Pues yo abogo por la senda de la reclamación de todas y cada una de las multas que nos sean notificadas. Pliego de descargo y Recurso de Alzada. Que al Ayuntamiento le cueste la multa lo mismo que nos va a costar a nosotros. Esta propuesta tiene su fundamento en que las AAPP generalmente incumplen plazos de resolución, salvo con la excepción de las multas, ya que prescriben si no se notifican o si el tiempo de resolución es excesivo. Una verguenza que si necesitas un papel que puede significar la supervivencia de tu empresa, te sea imposible obtenerlo en plazo, pero que cuando sea una multa te llegue siempre antes del plazo.

    A reclamar señores.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: